/**/
Escudo de la República de Colombia

La tubería del acueducto veredal será renovada y se instalarán tanques “rompe presión” para garantizar el abastecimiento constante y mejor aprovechamiento del recurso hídrico.

En El Arenillo 135 familias reciben el agua del río Aguaclara pero no pueden cerrar el grifo en sus casas, lo que genera un alto desperdicio del recurso. “Su acueducto es rudimentario, una parte del sistema funciona por medio de mangueras, por lo que no puede controlar la presión del caudal”, explica la profesora Luz Stella Cadavid, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, coordinadora del Grupo de Investigación Prospectiva Ambiental.

Ante esta problemática, se desarrollará un sistema de tratamiento de aguas residuales con la construcción de un pozo séptico y un humedal subsuperficial (bajo tierra). Al respecto la docente recordó que la vereda no cuenta con alcantarillado, por lo que en la mayoría de las casas vierten los residuos sin tratar directamente al río.

Este trabajo es ejecutado por la U.N. Sede Palmira, el Gobierno y la comunidad de la vereda El Arenillo, con una inversión de 180 millones de pesos.

La iniciativa forma parte del programa “Ideas para el Cambio”, creado por Colciencias con el apoyo del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

Por su afinidad con estos lineamientos y su integralidad, la propuesta de la U.N. Sede Palmira resultó seleccionada en la convocatoria realizada en el marco del programa.

“El primer paso del sistema es separar los sólidos; el agua filtrada pasará a través de varios lechos de grava en donde las raíces de las plantas y una serie de microorganismos realizarán el tratamiento. Así, el agua quedará en condiciones para ser devuelta al río”, explica la profesora Cadavid.

Otro desafío del proyecto es dotar de energía eléctrica la parte alta de la vereda, en donde viven 43 familias. Para ello se instalará una microturbina en la línea de conducción del agua y se incorporarán dos módulos con paneles solares capaces de cargar mínimo seis celulares en forma simultánea.

Además se creará una base de datos con información sobre el manejo eficiente del agua, a la que se podrá acceder a través de Google Drive. Cuatro estudiantes de pregrado, un egresado de maestría y otro profesional, expertos en ingeniería ambiental, trabajan en la documentación de dicha base.

El objetivo de “Ideas para el Cambio” es generar soluciones en comunidades que sean sujeto de reparación colectiva por afectaciones del conflicto armado.

La premisa fundamental de las intervenciones del programa es fomentar la apropiación social de la ciencia, la tecnología y la innovación en las comunidades, de manera que estas puedan proponer soluciones, operar los proyectos y lograr su sostenibilidad.

Se espera que los habitantes de El Arenillo construyan y aprendan sobre el funcionamiento del acueducto y del sistema de tratamiento, para replicarlo en toda la vereda.

“El papel de la comunidad es participar activamente del proceso, aportando mano de obra, conocimientos y actividades para vincular a entes territoriales en el proyecto, entre otras posibilidades”, asegura Omar Casadiego, profesional de seguimiento al proyecto de la Unión Temporal Conocimiento en Acción.

Humberto Prieto, uno de los líderes de la Asociación de Campesinos de El Arenillo, cuenta que la presencia de paramilitares en la vereda entre 1999 y 2004 interfirió con la vocación agrícola y el progreso local.

Cuando llegaron las visitas y los talleres de la Unidad de Víctimas, los habitantes de la zona identificaron una lista de 19 afectaciones a reparar, dentro de las que se encuentran fracturas en la identidad comunitaria y restricción de libertades.

Según el Registro Único de Víctimas, 2.804 personas fueron reconocidas como tal por hechos ocurridos en el municipio de Palmira en dicho periodo. El año de mayor afectación fue 2001, con 1.010 víctimas registradas.