/**/
Escudo de la República de Colombia

Plantar esta especie de manera controlada, lejos de áreas de reserva, podría reducir la presión que recae sobre bosques nativos por cuenta de la demanda de madera y papel.

Así lo establece una investigación de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, en la que se encontró que cuatro genotipos de eucalipto pueden mostrar resistencia y crecimiento en condiciones de estrés hídrico, es decir de escasez de agua.

Según explica la profesora asociada María Sara Mejía, del equipo de investigación, durante tres años se cultivaron dos grupos de árboles, uno en Palmira y el otro en el municipio de Restrepo (Valle del Cauca).

Para el ejercicio de comparación, ambos grupos se dividieron en cuatro partes: la primera contó con disponibilidad completa de agua, la segunda con la mitad, la tercera con un cuarto y la última con exceso del recurso hídrico.

Los resultados indicaron que en Restrepo el peso de los tallos de los árboles sometidos a estrés hídrico llegó a superar incluso en un 10 % el alcanzado por los que contaron con disponibilidad completa de agua, mientras que la tasa de fotosíntesis no sufrió alteraciones.

En Palmira, por las temperaturas más altas, los datos indicaron una disminución del 20 % en el peso de los tallos y en la tasa de fotosíntesis de los árboles que tuvieron menos acceso al agua.

Según la investigadora Mejía, los genotipos de eucalipto estudiados cuentan con mecanismos fisiológicos que les permiten regular el consumo de agua. “A diferencia de otras especies, los estomas del eucalipto responden a la escasez de agua cerrándose, lo que hace que se disminuya la pérdida de agua por transpiración, y por ende se economice el recurso”, explica.

Su equipo partió de la hipótesis de que, contrario a lo que comúnmente se cree, el eucalipto no es un gran consumidor de agua, por ser originario de áreas secas de Australia.

Esto le otorga al eucalipto un potencial para la producción de madera y papel si se cultiva en las zonas del país con problemas de disponibilidad de agua para actividades económicas, asegura la investigadora.

Según el Estudio nacional de agua del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam, 2015), el sector que más requiere recursos hídricos en el país es el agrícola, con un 46,6 % de la demanda total.

Según el informe, las condiciones más críticas en cuanto a disponibilidad de agua, asociadas con presión por su uso, contaminación, vulnerabilidad al desabastecimiento y variabilidad climática, entre otros factores, se concentran en algunas zonas de Cauca y de la Región Caribe.

Por otro lado, la profesora Mejía sostiene que el eucalipto puede crecer muy rápidamente; especies como las estudiadas pueden llegar a medir 10 m de altura en siete años, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Menos deforestación

“El cultivo de eucalipto es importante para suplir las necesidades de madera y evitar la tala de bosques nativos, los cuales deben ser conservados por la protección del agua y la conservación de la flora y la fauna”, agrega.

La Federación Nacional de Industriales de la Madera calcula que la demanda nacional de este recurso y sus derivados es de 4.000.000 m3 cada año, mientras que en el país se están produciendo 2.700.000 m3 anualmente. Este déficit conduce a importar el recurso, al crecimiento del mercado ilegal y a la deforestación.

Según el Ideam, entre 2015 y 2016 la deforestación anual en Colombia aumentó en un 44 %, al pasar de un índice de aproximado de 124.000 hectáreas, a 178.000.

Tomado de Agencia de Noticias UN.